Las Aventuras del Quijote, de S. Morillo, en el Hotel Altora

0
11

Inaugurada este viernes y durante todo el mes de abril y mayo, en las paredes de la cafetería de Hotel Altora, S. Morillo expone 28 cuadros con su particular visión de las aventuras del Quijote.

Están inspirados, nos cuenta el artista, en escenas de la novela de Cervantes, cada uno tiene un título representativo, por ejemplo, “El fiel y obediente Sancho”, “Los sueños del caballero”… pasajes del Quijote desde una visión totalmente abstracta.

Utiliza, para esta sería, una técnica mixta, esmaltes, acrílicos y óleos, sobre tables, un material parecido al cartón piedra, muy rígido, que a S. Morillo le resulta mejor que el lienzo, especialmente para los transportes.

smorillo-altora-tomelloso

Pedro Antonio Salido Morillo. Nace en Pedro Muñoz, el año 1.947. Firma sus obras como S. Morillo, inicia los primeros estudios pictóricos en su localidad natal, pronto se traslada a Madrid, donde además de perfeccionarse, va adquiriendo una técnica creativa propia, la cual

Ha experimentado en el campo de la escultura y la pintura, participando en varias Exposiciones Nacionales e Internacionales, logrando su máxima proyección internacional desde 1.991, fecha en la que entra en contacto con el Grupo Internacional Tendances, pasando a formar parte activa de este heterogéneo grupo desde entonces. Actualmente forma parte del grupo Promoción Arte y Cultura.

La pintura será de siempre su máxima afición, recogiendo el testigo del movimiento Dadaista, desarrollando un prolijo trabajo de investigación y creación de una forma muy personal y original, expresando al mismo tiempo la concepción abstracta. En sus composiciones, la investigación por el color le ha llevado a ensayos donde los colores complementarios se armonizan entre si, utilizando de forma experimentada y desenvuelta mezcla de gamas.

Sus esculturas tienen un marcado sentido geométrico y lineal, propio de una concepción arquitectónica del volumen. Escultor de diferentes registros, ha convertido materiales de desguaces en obras de “arte”, sorprendió en un momento de su trayectoria con una serie de féretros de colores decorados con materiales biodegradables.

Actualmente continúa su labor artística, sin perder su afán investigador, residiendo en la madrileña localidad de Villavieja del Lozoya.

Le hacemos al artista la tópica pregunta de si se puede vivir del la pintura. «La pintura es una cosa y el arte otra. De la pintura si se puede vivir, del arte es más difícil, una cosa es vender lo que tú quieres y otra vender lo que te quieren comprar. Mi objetivo es vender lo que yo hago, no el encargo, porque si no estaré haciendo un trabajo normal. Es la diferencia entre la artesanía y el arte».

La exposición, como decimos, se puede admirar en la cafetería del Hotel Altora, en la calle Reverendo Padre Pedro, 2, durante lo que queda de este mes de abril y todo el mes de mayo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here