Los agricultores, desesperados por los robos, saldrán a la calle el 5 de octubre

1
39

Vía abc.es

Los agricultores de Ciudad Real se encuentran ya «desesperados», avisó ayer Florencio Rodríguez, secretario provincial de Asaja. «La situación es insostenible», argumentó. Sin embargo, nadie sabe contestar de cuántos robos se tratan ni si es un oleada o en cambio son casos puntuales en zonas determinadas.

Incluso los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad no contabilizan de forma específica este tipo de delitos o robos. Intensifican los itinerarios, aumentan las dotaciones, pero el campo es «muy difícil de controlar», concretan desde la Delegación del Gobierno. Incluso se les ha pedido a los agricultores cuáles son los itinerarios habituales que utilizan y las matrículas de los vehículos con los que suelen desplazarse.

Lo que sí es seguro es que la organización agraria Asaja de Ciudad Real se movilizará el próximo 5 de octubre en las localidades de Membrilla y Tomelloso para reclamar que en la reforma del Código Penal se contemplen medidas más «contundentes» para luchar contra los robos en el campo.

Así adelantó ayer el secretario de organización de Asaja Ciudad Real, Florencio Rodríguez, quien reiteró la «desesperación» de los agricultores por los continuos asaltos en las explotaciones agrícolas especialmente en la zona de la Mancha.

Por este motivo, Asaja se movilizará el primer viernes de cada mes en los ayuntamientos de las localidades más afectadas.

Rodríguez aseguró que toda la zona de Tomelloso se está viendo afectada «considerablemente» durante las últimas semanas, un hecho, sin embargo, que no ha podido constatar con un número determinado de asaltos o robos.

Aunque preguntado si esos incidentes en el campo manchego habían sufrido una variación respecto a otros años, el secretario de organización de Asaja reconoció que «puede ser que hayan disminuido a campañas anteriores», pero no llegó a concretar ninguna cifra, pues según aseguró Asaja «no es un canalizador de datos o denuncias».

El secretario provincial, quien confirmó que las llamadas de agricultores a su organización para denunciar nuevos robos es «diaria», dijo no comprender «cómo delincuentes que son apresados una y otra vez pueden quedar libres al día siguiente».

Según pudo saber este periódico, la Guardia Civil ya ha conseguido detener a una persona hasta nueve veces y con más 260 causas pendientes con la Justicia y de «nuevo ha vuelto a la calle» porque lo sustraído no tiene valor.

Ante estos hechos, la organización agraria se manifestó de forma contundente: «Si un extranjero no cumple con las normas de un país, pues tendrá que irse a su país de origen». Además dijo que no «puede ser una amenaza constante durante todos los años», se lamentó.

En este sentido, Asaja exigió que la futura reforma del Código Penal, anunciada la semana pasada por el Gobierno, contemple medidas efectivas para combatir la delincuencia multirreincidente.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, presentó la semana pasada al Consejo de Ministros un informe sobre la reforma del Código Penal que tiene previsto abordar el Gobierno y que, entre otros supuestos, contempla cambios en la regulación de los delitos de hurto y una revisión de la multirreincidencia.

Asaja instó a que esta reforma contemple las medidas necesarias para luchar contra los robos en el campo, que están esquilmando las economías de agricultores y ganaderos.

La organización agraria también pidió al ministerio fiscal la aplicación de las penas en su grado máximo para este tipo de actos delictivos y ha reiterado la demanda de una mayor presencia policial en el campo.

Asaja valoró la profesionalidad con la que están actuando los Cuerpos de Seguridad del Estado contra los robos en el campo, pero ha matizado que este esfuerzo debe ir acompañado de un Código Penal «firme» que no permita que delincuentes con decenas de delitos eludan el ingreso en prisión.

Las concentraciones se sucederán hasta la entrada en vigor de la reforma del Código Penal.

1 Comentario

  1. Los robos y todo tipo de atentados contra lo ajeno, sea en la ciudad o en el campo, debe estar castigado con la contundencia que requiera el delito cometido. No solo teniendo en cuenta el valor material de lo robado, si no valorando también el daño moral causado. Y con mucha mas dureza, si quién lo comete es reincidente. A ver…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here