Visitamos Bodegas Casa Quemada

0
12

En una nueva ocasión acompañamos al concejal de Promoción Económica a una de sus visitas a las empresas y recursos turísticos de Tomelloso. Esta vez visitamos Casa Quemada, una bodega y viñedo en la carretera de Ruidera, cerca de Santa María. Aunque la instalación no está en el término de nuestra ciudad,  la empresa si tiene el domicilio en Tomelloso y sus propietarios son tomelloseros.

Ernesto García Navarro, gerente de la explotación, nos atiende amablemente, conduciéndonos por todas las dependencias y por el viñedo, explicándonos todo, demostrando la pasión y el amor por el trabajo que realizan.

La bodega se construyó en el año 2003; primero fue el viñedo. Son 12 hectáreas de tempranillo y syrah puestas en espaldera, al lado del Guadiana. Casa Quemada nació de la vocación emprendedora de la familia García y sobre todo, por su empeño en conseguir vinos de calidad, siendo la única forma de lograrlos, controlar todo el proceso.

Controlan mucho la producción, nos cuenta Ernesto García, limitan la producción del viñedo ajustándolo a dos kilos por cepa. «El vino se elabora en la viña», nos asegura.

Nos cuenta el proceso de elaboración, «Hemos estado recogiendo a mano hasta hace un par de años, el año pasado comenzamos a hacerlo a máquina, empezamos a recoger a las dos de la mañana y a las siete acabamos. Lo hacemos con remolques pequeños y la uva tarda cinco minutos en llegar a la bodega, fresca completamente. La llevamos a la mesa de selección y quitamos los racimos que estén mal. Al mosto le damos fermentaciones largas, de 30 días. Elaboramos vinos de 14 grados».

Los toneles reposan el vino, rodeados de estanterías con botellas, en silencio y con una temperatura ideal conseguida con los materiales aislantes más modernos, tanto térmicos como acústicos en suelo paredes y techos, además de sistemas de refrigeración y humidificación. No obstante, solo se aprecia una construcción tradicional. Las botellas, que nos enseña Ernesto García en la planta embotelladora, son muy gruesas.

Pasamos a una luminosa sala de catas en las que el propietario nos muestra los vinos que embotellan: Hacienda casaquemada, Tempranillo cosecha 2.007; Anea de casaquemada, Syrah del 2.007; Brincho, Tempranillo cosecha 2.007; Alba de casaquemada, Syrah 2.010 y por último Brincho KOSHER, tempranillo del 2.007.

El vino kosher es un vino ritualmente apto para la religión judía, podría ser cualquier vino, pero para lograr su certificación es necesario que, desde la cepa, su elaboración sea controlada por una persona cualificada de religión judía.

En Casa Quemada apuestan también por el enoturismo,  programan visitas a bodega y Viñedo. Disponen de una tienda de vinos. En la sala de catas también organizar cursos y reuniones.

Les dejamos una galería con las imágenes de la visita:

[wpg]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here