Visitamos el Belén de la Residencia San Víctor

0
42

Aprovechando el día de Nochebuena, enTomelloso.com ha querido acercarse a ver el Belén de la Residencia San Víctor, el Asilo.

Nos atiende Sor Teresa, manchega de Alcázar y responsable del montaje del soberbio Nacimiento. Para la construcción del Belén coge al encargado de mantenimiento y al chófer, que junto con ella misma forman un equipo. Nos cuenta que generalmente lo montan a ratos libres; hay que veces que tienen más tiempo y ese día le luce: ya ven algo y se animan solos, nos relata la religiosa con su contagiosa alegría.

Se comienza a erigir la obra el 11 o 12 de noviembre. Nos cuenta, señalándonos la parte de atrás, las montañas, que eso es lo primero que se monta, es el escenario. Va montado sobre tarimas, algunas soldadas, nos continúa relatando. Una vez que está el escenario levantado se empieza de cero, cada año es distinta la distribución de las escenas y las piezas.

Las escenas principales, La Anunciación, el pedir posada, la Visitación, el Nacimiento, están siempre, aunque este año no ha puesto la Visitación nos confiesa Sor Teresa. Nos cuenta piadosamente la escena del posadero, que no era malo el hombre, por eso dejó qué se refugiaran San José y la Virgen en el establo ya que no tenía camas libres; todos tenemos un lado positivo, señala la monja.

Sor Teresa nos va explicando las distintas partes, aquel pueblecito que podía se Belén, las montañas, no obstante hay dos piezas imprescindibles en un Belén, el sí de María y el Nacimiento, luego los ángeles se aparecen a los pastores, pero como consecuencia de lo anterior. Nos cuenta pasajes canónicos y populares, sonriendo y buscándoles cierta lógica. Nos va enseñando escenas escondidas, difíciles de ver: la cueva dónde el ángel se aparece a los pastores, la huida e Egipto.

Cada pieza la vive, nos confiesa Sor Teresa. Le preguntamos qué cuanto tiempo se lleva montando el Belén en el Asilo, dice que desde la fundación en 1891, seguramente, ella lleva en la casa 18 años. Resulta difícil mantener un orden con Sor Teresa, salta por todo, va de un tema a otro con alegría. Nos cuenta que ha puesto una escena de recogida de aceituna porque la oliva es la que da el aceite con la que se unge a los reyes y el Rey más grande es Cristo. Un alfarero enorme, significa que somos vasijas de barro en manos de Dios. La panadería, Él dijo “Yo soy el pan de vida”, el agua “Yo soy el agua viva”, nos cuenta con entusiasmo la sor.

Nos muestra una figura, de un manchego que vende tomates en sal y melones, este es de por aquí, dice Sor Teresa.

Para terminar nos muestra la Residencia. Damos una vuelta por la zona de los hombres. Atravesamos salones, comedores, dispensarios, saludando a todo y felicitando las Pascuas. Avisan a sor Teresa que una anciana se ha caído y nos tiene que dejar.

El horario de visitas es de 10:00 hasta las 21:00, los días festivos hasta las 22:00.