Espectro por Miguel Ángel Bernao

0
19
Dejaré que el silencio germine los otoños
y a la lluvia, que a veces sacude recuerdos,
permitiré que empape el sombrío abandono
de la penumbra pactada en el etéreo deterioro.

 

Transito de un lado a otro de la locura
con la meditación aferrada a los espejos,
y la vigilia, entre borrascas de pesadillas,
va citando las tinieblas en todas las esquinas.

 

Tanto se ha escrito sobre la expiación
—de sus garras mórbidas de terciopelo—
que al borde del espanto y la aurora rojiza
encumbro mis alas para alcanzar el cielo.

 

El desasosiego es semilla de desamparo
en las lozanas cúspides del sentimiento,
y sin creer en tu apariencia de fiel dama
todos desertan ante el incienso de tu aliento.

 

Ya conozco el pulcro rigor de tu presencia
y bien te digo que, con fiebre nunca se muere,
si el remedio es bendecido por los divinos
sortilegios… de este espejismo prohibido.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here