La economía del bien común – Las alternativas (2ª parte), por Manuel Buendía

1
94

La semana pasada hice la introducción a este tema y me ha sorprendido el interesante debate que se ha creado. Eso quiere decir que la sociedad está empezando a plantearse la economía como un tema filosófico. La economía no solo es una ciencia, una ciencia que además no es exacta, porque tiene distintas fórmulas de aplicación desde distintas ideologías o filosofías.

La Economía del Bien Común (EDBC) originalmente es un proyecto económico abierto a las empresas y promovido por el economista austríaco Christian Felber que pretende implantar y desarrollar una verdadera Economía Sostenible y alternativa a los Mercados Financieros en la que necesariamente tienen que participar las empresas. A partir de esa premisa la idea ha sido adoptada desde distintas posiciones altermundistas y más o menos reinterpretada sin perder por ello su esencia.

Para los defensores de la EDBC, aquellas empresas a las que guíen esos principios y valores deben obtener ventajas legales que les permitan sobrevivir, frente a los valores del lucro y la competencia actuales.

En la economía real actual se mide el éxito económico con valores o indicadores monetarios como el producto interior bruto y los beneficios que dejan fuera a los seres humanos y al medio en el que vivimos. Estos indicadores no nos dicen nada sobre si hay guerra, si sobreexplotamos el medio, si se respetan los derechos humanos, etc. De la misma manera una empresa que tenga beneficios no nos indica nada sobre las condiciones de sus trabajadores ni sobre lo que produce ni como lo produce.

El balance del bien común mide como una empresa vive: la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con todos sus proveedores y clientes. Por ejemplo, si la empresa promueve la esclavitud infantil, si hay desigualdad entre hombres y mujeres, si las rentas de los trabajadores están diferenciadas…

Finalmente, la evaluación de esos valores podrá permitir al consumidor escoger los productos.

Como decía la semana pasada, hay muchos colectivos trabajando en ese sentido dentro del sistema actual. El cooperativismo es el modelo más arraigado, y funciona de una manera más o menos generalizada. Aunque el principio del modelo cooperativista es el de trabajo colectivo y reparto solidario, en muchos casos las cooperativas se parecen más a una Sociedad Anónima que a otra cosa. No obstante las trabas estatutarias ponen ciertos límites a la economía especulativa dentro de estos colectivos.biencomun

Dentro del cooperativismo han aparecido en los últimos años varios colectivos que representan una alternativa económica y financiera real, son las denominadas cooperativas financieras alternativas, también conocidas por el oxímoron de BANCA ÉTICA.

La banca ética se caracteriza, desde el punto de vista del ahorro, porque su objetivo es proporcionar a las personas o instituciones un producto de ahorro adecuado a sus necesidades y que no encuentran en el mercado. Sin olvidar el rendimiento económico, les permiten participar en las decisiones referentes al destino de sus ahorros, de manera que éstos no entren en contradicción con sus valores. En cuanto al crédito, su objetivo es proporcionar créditos a los excluidos financieros, es decir, a personas emprendedoras y entidades del tercer sector y la economía social que encuentran importantes dificultades para acceder al crédito convencional y que a menudo cumplen los requisitos éticos que los ahorradores están buscando. Algunas cooperativas alternativas financieras son: OIKOCREDIT, COOP57 o ENCLAU.

Otro modelo que está empezando a desarrollarse, y que con la crisis está teniendo más aceptación es el denominado BANCO DE TIEMPO. Básicamente consiste en el antiguo sistema de trueque; las personas aportan horas de trabajo, más o menos especializado, a cambio de otras horas de trabajo. El ejemplo: Un profesor de inglés da 20 horas de clase al hijo de un albañil que le hará una pequeña reforma de 20 horas de trabajo. La idea como tal es buena, pero choca con varios problemas: La arraigada cultura del consumismo, el clasismo profesional insertado en nuestra cultura, una actividad laboral no cotizante. La idea de este modelo radica en rebajar la dependencia que tenemos del dinero.

Otro modelo de financiación en auge es el llamado CROWDFUNDING. Este es un sistema de multifinanciación que se está utilizando sobre todo para proyectos artísticos y culturales. Básicamente consiste en elaborar un proyecto, hacer el presupuesto y emitir una especie de bonos o acciones para que participe mucha gente con poco dinero, los beneficios para los colaboradores son de tipo cultural y emocional. Hay muchos ejemplos, pero voy a resumirlo en uno: Un grupo de rock quiere producir un disco pero no tiene dinero para financiarlo; por medio de alguna plataforma existente crea un crowdfunding con varias opciones de aportación de capital ( 10e, 15e, 20e, etc.) los colaboradores según su aportación recibirán a cambio: un CD, o un CD más su nombre en la carátula, esto más una entrada a un concierto, etc…

Aunque particularmente pienso que sólo desde un sistema de economía más o menos planificada se podría llegar a la Economía del Bien Común, creo que es compatible con otras tendencias ideológicas, siempre y cuando la ética y la solidaridad marquen el rumbo.

1 Comentario

  1. Interesante artículo. Una pequeña matización, no es equivalente cooperativa financiera alternativa con banca ética. Una cosa son las cooperativas de crédito que como muy bien dices, son entre otras COOP57 y otra cosa es un banco comercial que por sus prácticas y certificaciones sea considerado ético. Este tipo de bancos pueden funcionar como coooperativa caso de fiare o con otra forma jurídica