La vida no sólo tiene sentido, sino que da gusto vivirla, por Inés M. Losa

0
134

La vuelta a la normalidad de enero ha sido tan intensa que no me ha dado tiempo a sentarme un ratito a actualizar el blog. Esta semana tenía la excusa perfecta para un nuevo post, sin embargo, me prometí a mí misma que no caería en la tentación de escribir en torno al día en que una cumple un añito más. Recurso facilón sería para mí volver a hablar de los cuarenta, bueno ya cuarenta y uno, que, aunque aún no me termine de sonar nada bien, a día de hoy, puedo decir que no me pesan y que no me importa en absoluto confesar.

Sea como fuere, al final estreno rutina de enero con historia de cumplir años. Hoy, dándole como siempre importancia a los pequeños detalles y contestando a la pregunta “Cuéntanos como has pasado el día”, caía en la cuenta de que había pasado el día agradeciendo, ¡la de veces que he podido decir gracias desde que me desperté!. La sencillez de la respuesta me ha llevado a redescubrir la importancia de pasar el día dando gracias, y de hacerlo en compañía -ya sea física o ayudada de las tecnologías-.vida

¿Qué sería de un día de cumpleaños sin agradecer?, ¿qué sería de una vida sin dar las gracias? Gracias por los padres, los hermanos, la familia. Gracias a Dios por cada día, por cada amistad, gracias por los compañeros, gracias a los que hacen nuestra vida un poquito más fácil y gracias, también, a los que quisieron hacernos daño, más al cabo de todo, no lo consiguieron.

Va a resultar que lo de felicitarse es una excusa para agradecer al otro su presencia en nuestra vida.

Sólo reprocho una cosa, me han faltado hoy muchas horas. Reivindico que los cumpleaños duren varios días, al menos dos o tres, así habría tiempo para agradecer despacito, tiempo para pararse sin prisa con cada uno de los que se acercan a tu vida a celebrar contigo, tiempo para poder sentarse junto a él y mirar un ratito, sin hablar, una puesta de sol naranja como la de esta tarde en Tomelloso.

Al final, en esto de cumplir lo de menos son los años, lo importante es la vida.

A punto de darle a publicar, me dice mi amigo Plaza a través de twitter que hoy he dicho que la vida no sólo tiene sentido, sino que da gusto vivirla, sinceramente no he sido consciente, pero ahora que te lo leo, amigo Plaza, sea tuya o mía, me la aplico y la comparto.

 ¡Gracias a todos por estar cerquita!

 P.D. Ah, os dejo una pequeña muestra de algunos de los mejores regalos