Inicio Blogs ¡Pobres inocentes!

¡Pobres inocentes!

0

Cuando tomábamos ayer por la mañana nuestro acostumbrado café con leche y unas galletas, mi mujer me dice:

— ¿No te irás hoy a pasear, como haces casi todos los días?

—   ¿Y por qué no? —respondo algo sorprendido— si tú sabes que debo hacerlo, ya que además de que me va bien, el médico me lo aconseja cada vez que le visitamos.

— Te lo digo, porque hoy no es día de salir de casa si no urge. Ya que puedes encontrarte algún gracioso que con eso de que es el día de los Santos Inocentes te gaste alguna broma estúpida que te moleste.

—Mujer…. tampoco será para tanto -respondo yo forzando una leve sonrisa- y tampoco lo dirás en serio?

—Cómo que no lo digo en serio. ¿Tú has visto con qué cara ha hecho balance Rajoy sobre la política de su gobierno en un solo año?

—Algo he visto, sí. ¿Pero qué tiene que ver eso con los Santos Inocentes?.

—¿Qué no tiene nada que ver? Tú sí que eres inocente —me suelta de sopetón—. Si este señor, que prometió lo habido y por haber para ganar las elecciones, se atreve a hacer público el balance de un año en que su gobierno ha traicionado a sus votantes sin resquebrajársele la cara de vergüenza, aunque no cuelguen el monigote en la espalda de los once millones de españoles que le votaron, para mí es la gran putada (perdón, la inocentada) que hará época. Y a nosotros, por ser ya viejos, nos puede pasar cualquier cosa. Ya ves la cabronada (perdón otra vez) que les ha hecho la banca a esos pobres pensionistas con las dichosas “preferentes”.inocente

—Calla…calla, mujer, Que yo no creo que Rajoy sea tan bobo como para gastar bromas de tan brutal impacto humano y menos en días que hay en la calle infinidad de colectivos profesionales y sociales en general protestando precisamente por lo mal que lo está haciendo el gobierno que él preside. Además, si fuese como tú dices no sería una simple inocentada, si no un acto de enorme  ir-res-pon-sa-bi-li-dad. Y así sería, porque intencionadamente ha dañado los sentimientos de esa otra mitad o más de españoles resignados y abandonados a su suerte, cuando entre risueño y alejado de la grave crisis que sufrimos, les ha agradecido -sin ruborizarse- el gran esfuerzo que están haciendo los mas pobres y la colaboración que prestan al gobierno, prometiéndoles éste que si redoblan el esfuerzo y aguantan un poco más, llegado el segundo semestre del nuevo año, todos los buenos patriotas lo agradecerán. Inaudito.

Ya calmados, nosotros,  hemos intentado hacer nuestro particular “balance” sobre lo que ha dado de sí este primer año de gobierno de Rajoy, y lo hemos tenido que dejar porque visionando mentalmente las imágenes de multitud de desahucios, la cara de rabia de los estafados por la banca, los funcionarios intentando defender su salario y otros derechos, las calles llenas de transportistas, médicos, maestros, jueces y fiscales, etc. comentando todo eso notábamos que el desayuno nos comenzaba a sentar mal.

Nosotros, ya jubilados y acostumbrados a vivir dentro de nuestras posibilidades (no por encima) sin que nos veamos —todavía— en situación desesperante, pensando en lo que se nos puede venir encima  si es que ya no quedan en España políticos decentes, estuvimos casi a punto de echarnos a llorar.