Solidaridad sobre ruedas, por Inés M. Losa Lara

0
113
El domingo volví a tener la convicción de que todos tenemos entre manos el hacer de nuestro mundo un lugar mejor, más solidario, que no importa tanto donde estemos y a que nos dediquemos cómo qué hacemos de bueno con aquellos dones que se nos han confiado.  A lomos de una Harley, se puede llevar ilusión y contribuir a que no se apague la sonrisa ni la ilusión de ningún niño, independientemente de la situación económica de su familia.
A lomos de una Harley llegaban a Cáritas Interparroquial de Tomelloso una importante donación de juguetes y enseres para los más pequeños, dentro de la campaña “Navidad y niños”.  Unas semanas antes, estos chicos y chicas de las Harleys, los Heraldos, asociación de moteros de Tomelloso, se habían puesto en contacto con Cáritas para, de forma ordenada y autorizada, poner su granito de arena a una Navidad más solidaria.sobreruedas
Y en un pequeño acto entre amigos el pasado domingo, Noelia, responsable de jóvenes de Cáritas, comenzaba agradeciendo la generosidad de los moteros y nos contaba como un año más Cáritas se vuelca con los más pequeños preparando lotes de juguetes, son niños que conocemos –decía Noelia- niños cuyas familias han pasado por la Acogida de Cáritas, niños que van desde bebés a los 11-12 años. Ramón, nuestro director y amigo, desde la palabra, puso corazón y nos recordó como detrás de cada número en Cáritas, hay un rostro, una historia personal, una dignidad. Hizo entrega de un diploma, agradeciendo este gesto de generosidad, al Presidente de los Heraldos quien nos contó como, para los moteros de nuestro pueblo, el compromiso con los más desfavorecidos forma parte de ese horizonte al que miran fijamente, mientras surcan asfalto sobre sus dos ruedas.
Empezaba diciendo que todos podemos hacer mucho bueno y acabo de la misma manera y con el deseo de que nunca caigamos en la tentación de sentir que no estamos a la altura de la respuesta que vemos en el otro, que no nos veamos nunca inútiles ante el dolor ajeno, que no olvidemos todo lo bueno que podemos dar sea cual sea nuestro lugar en la sociedad, sin olvidar el compromiso desde el ocio. Que desde nuestras capacidades, desde nuestras cualidades, hagamos surcos de solidaridad donde crezca fuerte y firme una sociedad más justa.