Ya vienen los Reyes, por Inés M. Losa Lara

0
101

A eso de las once y media de la mañana de ayer llegaban al Centro de Día de San Rafael de Tomelloso sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

Este Centro está dedicado a la asistencia a enfermos de Alzheimer y sus familias; durante estos días de Navidad se han visto alteradas gratamente algunas de sus rutinas diarias por diversas visitas que han contribuido a que tanto los enfermos, como sus familias, como también los trabajadores, se sintieran especialmente queridos.reyes

Me gustaría poner voz a todos ellos y agradecer todo el cariño recibido estos días. Agradecer a quinto de primaria del Colegio Santo-Tomás de Aquino-La Milagrosa con su profe, MariCarmen, a la cabeza, quienes se acercaron a cantar villancicos; al grupo de jotas de Argamasilla de Alba quien cantó y bailó para los usuarios del Centro; al Coro del Sagrado Corazón de María quien puso tono rociero a los cantos al Niño Jesús; a la Orquesta Sinfónica Verum quien destinó la recaudación de su Concierto de Navidad…, y por supuesto hoy, hoy a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

Con estas palabras se dirigía SM el Rey Melchor:

Queridos amigos, queridas familias, queridos trabajadores de este Centro de Día San Rafael. Nos encontramos de nuevo muy contentos de iniciar con vosotros nuestra visita a Tomelloso. Cómo en años anteriores, queremos que seáis los primeros en recibir la Buena Noticia que nos ha traído desde Oriente siguiendo la estrella que nos conduce a Belén.

Desde el día en que nacisteis no ha pasado ningún día en el que no estemos pendientes de vosotros, a lo mejor creíais que sólo vigilamos a los niños, pero no es así, como diría el amigo Gandalf “son los pequeños gestos de amor los que mantienen a raya el mal en el mundo” y los gestos de amor no son solo propiedad de los niños, sino de todos. Por eso nos complace ver el transcurso de vuestra vida desde que erais pequeñitos, porque es mucho el bien que habéis hecho y seguís haciendo por los demás.

¿Recordáis cuando os traíamos cosas que vosotros no habíais pedido? De niños os preguntabais cual sería el motivo de nuestro despiste, pero cuando empezasteis a ser mayores, cuando algunos incluso os hicisteis padres y hasta abuelos, comprendisteis que no siempre se pide aquello que nos hace falta, por eso tratamos de dar a cada uno lo que más necesita en cada momento.

Con los años alguno que otro perdisteis la ilusión en nosotros y dejasteis de enviarnos cartas, sabed que nos entristece mucho que dejéis de creer en nosotros. Sin vuestra colaboración, no podemos llegar a todos los hogares del mundo. Debéis creer en el Milagro de devolver al otro las ganas de vivir, y para eso, es necesario que sigáis creyendo en nosotros.

Igual andáis apesadumbrados por vuestros olvidos, pensad que el mayor olvido no es “no recordar”, sino no amar. Y hasta quien no se acuerda, es capaz de amar, y de amar mucho.

 Nos hace muy felices compartir este rato con vosotros y vuestras familias, y os deseamos Paz y Bien para este año que acabamos de comenzar.

De todos estos días, me quedo con las miradas y las sonrisas de quienes, aun habiendo olvidado lo que han desayunado ese día, recuerdan que aman, que cuando te acercas y aprietas su mano con ternura, responden con mayor ternura aún.

Si no lo has hecho nunca, te invito “a perder” algo de tu tiempo con los mayores, especialmente los que están solos, con los enfermos, te aseguro que al final no será tiempo perdido y verás recompensado con creces tu gesto generoso, al final, serás tú quien ganara, y mucho.

Feliz víspera y día de Reyes, que la inocencia nos devuelva las ganas de sonreír.