A vueltas con el empleo de los jóvenes castellano-manchegos: la Garantía Juvenil

0
17
Este acto también ha servido para formalizar la colaboración de Verum con la embajada Argentina en Madrid como proveedor

Desde hace unos años, oímos hablar de la Garantía Juvenil como una oportunidad para que los jóvenes europeos, españoles y castellano-manchegos puedan acceder al mercado laboral, en el contexto de una crisis económica sin parangón en Europa. Pero mucho se habla también del hecho de que la aplicación de la Garantía Juvenil en nuestro país no está obteniendo los resultados esperados debido, entre otras razones, a las dificultades para llegar a los jóvenes que más podrían beneficiarse de ella.

La Garantía Juvenil es una iniciativa de la Unión Europea con una destacada dotación presupuestaria, cuyo objetivo es activar el empleo juvenil en todos los países europeos. Busca promover la formación y las oportunidades laborales para los jóvenes, pero también su inclusión social y una ciudadanía activa. Los países nórdicos fueron los primeros en implementar estas medidas en los años ochenta y noventa. En España se empezó a implementar más tarde, en 2015, con el objetivo de garantizar que los jóvenes menores de 29 años tengan una oferta de empleo o de formación en los cuatro meses posteriores a la finalización de sus estudios o estar en situación de desempleo.

El Sistema Nacional de Garantía Juvenil cuenta en nuestro país con más de un millón  (1.010.261) de jóvenes inscritos, de los que 42.954 lo son en Castilla-La Mancha: 7.938 en Albacete, 12.796 en Ciudad Real, 3.369 en Cuenca, 4.317 en Guadalajara, y 14.534 en la provincia de Toledo. Todos ellos son jóvenes que en el momento de inscribirse no estudiaban, ni trabajaban y estaban empadronados en nuestra región.

La inscripción en Garantía Juvenil es sencilla, puede realizarse por vía telemática o dirigiéndose a la Oficina de Empleo Público más cercana. En algunos casos también puede hacerse en los Centros de Información Juvenil. En Castilla-La Mancha hay más de 20 Ayuntamientos que ofrecen este servicio en sus puntos de información joven.

Los jóvenes en Garantía Juvenil tienen la posibilidad de realizar diversos cursos de formación gratuitos, certificados, a través de las entidades colaboradoras de los Servicios Públicos de Empleo. También se establecen ayudas para los trabajadores por cuenta propia o autónomos e incentivos para las empresas que contraten jóvenes inscritos en Garantía Juvenil, gracias al presupuesto que las diversas administraciones ponen sobre la mesa para el desarrollo de este programa.

De todos los jóvenes inscritos en Garantía Juvenil, 419.606 han logrado encontrar un trabajo, por cuenta propia o ajena, lo que equivale a una tasa de empleabilidad del 41 por 100. Pero a pesar de las medidas puestas en marcha y de los avances constatados, todavía hay un millón de jóvenes menores de treinta años buscando una oportunidad laboral.

La Encuesta de Población Activa, EPA, del cuarto trimestre de 2017 nos deja el dato de que 1.014.400 personas jóvenes menores de 29 años están en desempleo en nuestro país, lo que sitúa la tasa de paro juvenil en el 28,24%; mientras que en Castilla-La Mancha la cifra se eleva al 34,25%.

El desempleo juvenil presenta un perfil muy diverso por edad y formación, además de ser un fenómeno estructural que se mantiene desde la crisis de los años ochenta, la de 1993-94 y la que surgió tras la explosión de la burbuja inmobiliaria en el año 2008. Esta tasa era y es una de las más altas del conjunto de los países de la UE y de la OCDE, y aunque nació de la mano de estos acontecimientos económicos, es fruto también de la existencia de una población joven que en los años ochenta era muy superior al del número de vacantes en el sector productivo. Hoy en día, sin embargo, el paulatino descenso de la natalidad, situada a mínimos históricos, ha provocado que el número de jóvenes en España haya pasado de los 10 millones en 1995 a unos 7 millones en 2016.  En el caso de Castilla-La Mancha, la población entre 15 y 29 años es de poco más de 333.000 jóvenes, lo que supone un 16,3% de la población española, siendo, junto con Andalucía, Extremadura y Murcia, uno de los porcentajes más altos en el conjunto de la nación.

Si queremos mejorar la formación y la inserción de jóvenes en el mercado de trabajo es necesario desarrollar acciones coordinadas entre las administraciones y potenciar los encuentros de los técnicos de juventud de los distintos municipios con asociaciones juveniles y empresas privadas, con el fin de informar y asesorar a los jóvenes desempleados sobre las posibilidades que ofrece inscribirse en Garantía Juvenil. Sólo así se podrá actuar de forma proactiva y aprovechar las oportunidades que esta iniciativa europea tiene para los jóvenes de nuestra región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here