El 44 por 100 de los ciudadanos ve mal la gestión de la Junta y el 52 por 100 la de la oposición

0
72

El 44,6 por 100 de los castellanomanchegos considera que la gestión de la Junta de Comunidades desde las últimas elecciones es “mala” o “muy mala” y el 52,6 por 100 de los ciudadanos de la región da esas mismas calificaciones a la gestión de la oposición. Así se refleja en el barómetro autonómico del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), encuesta realizada entre octubre y septiembre de 2012 con 512 entrevistas en Castilla-La Mancha y que se ha publicado.

Según el sondeo, el 14,7 por 100 de los ciudadanos ve “buena” o “muy buena” la labor de la Junta y el 36,6 por 100 la considera “regular”, mientras que sólo el 5,3 por 100 de los consultados cree “buena o muy buena” la tarea de la oposición y el 32,6 por 100 regular.cospedal__presenta_el_plan_de_empleo_rural2

El CIS pregunta también por la gestión de María Dolores de Cospedal como presidenta de la Junta, calificada de “mala” o “muy mala” por el 42,6 por 100, de “buena” o “muy buena” por el 20,9 por 100 y de regular por el 29,9 por 100.

Cuestionados por sus cualidades, son más los que se decantan por “mucho” y “bastante” cuando se les pregunta por su inteligencia y su experiencia, mientras que la mayoría se decanta por “poco” o “nada” en eficacia, prudencia, simpatía y honradez.

El 66,7 por 100 de los castellanomanchegos declara que Cospedal le inspira “poca” o “ninguna” confianza, por un 23,7 por 100 al que le genera “mucha” o “bastante”.

Respecto al Gobierno, la mayor parte de los ciudadanos considera que ha demostrado conocer los problemas de la región, pero no cree que haya demostrado capacidad para defender los intereses de la comunidad, honradez, capacidad de diálogo, eficacia y capacidad para comunicarse con la gente.

La labor de las Cortes de Castilla-La Mancha es calificada de “mala” o “muy mala” por el 31,2 por 100 de los ciudadanos, de “buena” o “muy buena” por el 9,9 por 100 y de regular por el 34,3 por 100.

El 84,1 por 100 de los ciudadanos ve “mala” o “muy mala” la situación política de España y el 75 por 100 la de Castilla-La Mancha, porcentajes que se elevan hasta el 90,4 por 100 y el 84,4 por 100, respectivamente, cuando se les pregunta por la situación económica.

La mayor parte de ellos, un 49,6 por 100 en el caso de la situación política y un 58,4 por 100 en el de la económica, considera que las cosas están “peor” o “mucho peor” que hace un año, mientras que un 13 por 100 cree que la situación política por la comunidad ha mejorado y un 9 por 100 piensa lo mismo de la económica.

Para los castellanomanchegos, la política (46,7 por 100) y la economía (48,5 por 100) están igual en la región que en España, si bien son más los que ven peor las cosas en la comunidad que quienes creen que están mejor que en el conjunto del país.

Así, el 54,9 por 100 considera que la crisis se nota más o menos igual en la región que en el resto de España, pero el 33 por 100 sostiene que se aprecia en mayor medida y sólo un 4,6 por 100 responde que en menor medida.

Cuando a los castellanomanchegos se les pregunta si la región está preparada para salir de la crisis, el 74,9 por 100 esponde que “poco” o “nada” y el 14,7 por 100 dice que está “muy” o “bastante” preparada.

Son mayoría quienes ven “mala” o “muy mala” la gestión de la Junta en asuntos como desempleo, sanidad, economía, educación respecto a quienes la ven “buena” o “muy buena”, respuestas que sí son mayoritarias cuando se pregunta por seguridad ciudadana.

Sin embargo, en ninguna categoría los encuestados creen que los socialistas lo habrían hecho mejor que el actual Gobierno y la mayor parte sostiene que lo habrían hecho igual.

UN TERCIO DE LOS CASTELLANOMANCHEGOS, A FAVOR DE UN GOBIERNO CENTRAL SIN CCAA

Por otro lado, más de un tercio de los castellanomanchegos, en concreto el 36,9 por 100 de los encuestados en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, se muestran a favor de un Estado con un único Gobierno central y sin autonomías.

El 29,1 por 100 de los encuestados dejarían el estado de las autonomías como en la actualidad, mientras que la tercera opción con más apoyo, en concreto el 18,3 por 100, pasa por un Estado en el que las comunidades autónomas tengan menor autonomía que en la actualidad.

De este modo, el 36,2 por 100 de los castellanomanchegos preguntados afirman que les gustaría que el grado de autonomía de Castilla-La Mancha fuera menor que en la actualidad, mientras que el 33,1 por 100 se decantan por que la situación se mantenga y sólo el 18,2 por 100 es favorable a que la región obtenga mayor grado de autonomía.

Los castellanomanchegos, al ser preguntados por cuál es el principal problema que existe en la región, creen en un 61,7 por 100 que es el paro, seguido de lejos por los problemas económicos, que ha sido la opinión del 12,8 por 100

Los políticos en general se sitúan como el tercer problema para los castellanomanchegos, con el 7,9 por 100.

Ante una pregunta similar con posibilidad de ofrecer varias respuestas, el 78,8 por 100 de los encuestados creen que el principal problema es el paro, y seguido por los problemas económicos (35,9 por 100).

En tercer lugar repiten como problema los políticos en general, con el 17,6 por 100, mientras que en cuarto lugar aparece la sanidad (16,4 por 100) y en quinto puesto, la educación (12 por 100).

Los problemas sociales, los recortes y la corrupción y el fraude son otras de las preocupaciones citadas por los castellanomanchegos, aunque ya en menor medida.