La Consejería de Hacienda ha recuperado el rigor presupuestario y la credibilidad en la gestión de los recursos públicos

0
163

En el año 2012 la Consejería de Hacienda de Castilla-La Mancha ha trabajado para recuperar el rigor presupuestario y la credibilidad en la gestión de los recursos públicos. Con la puesta en marcha de una serie de medidas de rigor presupuestario y consolidación fiscal, se ha devuelto a las cuentas públicas a la senda de la estabilidad y se ha garantizado su sostenibilidad a medio y largo plazo.

El trabajo del Ejecutivo castellano-manchego, sumado al esfuerzo y al sentido de la responsabilidad de los ciudadanos, ha permitido que nuestra comunidad haya cerrado el primer semestre del año con un déficit del 0,76% del Producto Interior Bruto en términos de contabilidad nacional.

Arturo Romani, Consejero Hacienda Castilla La Mancha
Arturo Romani, Consejero Hacienda Castilla La Mancha

Estas cifras muestran que Castilla-La Mancha ha sido capaz de reducir el desequilibrio presupuestario que arrastraba desde hace años en más de cinco puntos en solo 12 meses, ya que, según datos del Ministerio de Hacienda, el déficit de la región a septiembre de 2011 ascendía a 2.171 millones, es decir, un 5,77 por ciento del PIB.

El buen dato de ejecución presupuestaria a septiembre de Castilla-La Mancha demuestra que la región está en el camino de cumplir el objetivo de déficit del 1,5 por ciento impuesto a las comunidades autónomas para final de año, algo que ha sido posible gracias a las medidas de ahorro adoptadas y a la elaboración del Plan Económico Financiero de Reequilibrio 2012-2014, que contó con la aprobación del Consejo de Política Fiscal y Financiera en su reunión del pasado 17 de mayo.

Además, durante el año 2012 se elaboraron dos presupuestos, los correspondientes a 2012 y 2013, aprobándose por primera vez en la historia de la región el límite de gasto no financiero.

Desde la Consejería de Hacienda se ha elaborado también la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que fue aprobada por las Cortes en el último mes del año, y donde se desarrollan formas concretas de instrumentación de los principios de estabilidad presupuestaria, de sostenibilidad financiera, de responsabilidad y de transparencia.

Paralelamente, se han reforzado los sistemas de control interno y contabilidad pública, como la función interventora, para la fiscalización previa de contratos y subvenciones. Se ha creado, además, un enlace entre el Registro Único y el Registro de Factura, garantizando así que haya un control del gasto público y que todas las facturas quedan registradas y contabilizadas.

Recuperar la confianza                                                   
Sin lugar a dudas, una de las grandes noticias a lo largo de este año 2012 ha sido la autorización a Castilla-La Mancha para endeudarse a largo plazo y poder pagar así lo que se debe de años anteriores. De esta forma, el Consejo de Ministros levantaba un veto que sufría nuestra región desde julio de 2010, lo que ha permitido que se hayan podido satisfacer deudas por parte de la Administración.

Gracias a los esfuerzos de todos los castellano-manchegos, nuestra región cuenta actualmente con la confianza de las entidades financieras para poder financiarse. Además, como consecuencia de esta autorización, se produce una importante reducción del endeudamiento a corto plazo, algo que ahogaba la tesorería de Castilla-La Mancha, por un aumento del largo, lo que genera mayor seguridad y estabilidad a las finanzas públicas.

Contratación centralizada
Asimismo, con el fin de favorecer a las PYMES de nuestra región en el sistema de contratación centralizada, los contratos se han estructurado en paquetes de suministros concretos y por provincias, así como también se ha desarrollado durante este año la elaboración de un formulario electrónico que permite acceder a la información del Registro de Contratos del Sector Público, con el objetivo de alcanzar una mayor transparencia y publicidad de la actividad contractual de la Administración.

En materia tributaria, destaca la implantación progresiva y potenciación de la administración electrónica y la orden de pago único, para reducir la burocracia y dotar al sistema de mayor agilidad, eficiencia, seguridad e integridad. Además, se han potenciado las unidades de información y asistencia al contribuyente y se ha puesto en marcha un Plan General de Control Tributario.

Mejora de la eficiencia en la gestión de fondos europeos
En la gestión de los Fondos Europeos, se ha modificado el Programa Operativo para el incremento del porcentaje de cofinanciación, que pasa del 70 al 80 por ciento, permitiendo un incremento del retorno de la ayuda comunitaria con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2007, lo que ha supuesto unos ingresos extraordinarios que superarán los 18 millones de euros.

Apoyo a emprendedores
Otras medidas adoptadas por la Consejería, que han permitido ayudar a emprendedores y determinados colectivos de población más vulnerables en estos momentos de crisis económica, como son las familias, las personas con discapacidad o en peligro de exclusión social, han sido las deducciones en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), así como la deducción por autoempleo y el aumento para ayuda familiar y familias numerosas.

En cuanto a las deducciones por familias numerosas, se ha modificado la deducción establecida por nacimiento o adopción de hijos, manteniendo la de 100 euros por hijo nacido o adoptado en el período impositivo, al tiempo que se ha incrementado esta deducción en 500 euros para los partos o adopciones de dos hijos y en 900 euros para partos o adopciones de tres o más hijos en el mismo período impositivo.

Respecto a la deducción para el fomento del autoempleo, cuyo fundamento se encuentra en la Ley de Emprendedores, Autónomos y PYMES, se ha dispuesto una deducción de 500 euros para aquellas personas, menores de 36 años o mujeres de cualquier edad, que se den de alta por primera vez en el período impositivo en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.

Reordenación de arrendamientos
Otro ejemplo más de la nefasta gestión del anterior Ejecutivo socialista se encuentra en la situación que encontró el Gobierno en materia de alquileres o arrendamientos de inmuebles por parte de la Junta.

Así, el Gobierno regional decidió racionalizar y optimizar los recursos en este sentido, por lo que se llevó a cabo una reordenación y concentración de los espacios administrativos, que ha tenido como consecuencia la extinción de 56 contratos de arrendamientos, lo que ha supuesto un ahorro de tres millones de euros al año, un ahorro porcentual del 55 por ciento.

Asimismo, se ha establecido una nueva organización de la flota de vehículos, mediante la creación de un modelo de gestión integral que, bajo la denominación del Parque Móvil de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, asumirá la tarea de dirigir la gestión de la totalidad de los vehículos a través de directrices de carácter general o particular, la centralización de algunas competencias y la adecuada coordinación y control.

Con ello, se gestionará de manera centralizada todo lo relativo al aseguramiento, impuestos municipales y el control del gasto por todos los conceptos. Con este nuevo modelo priman los criterios de  “racionalización y eficiencia” y, al mismo tiempo, se pone fin a la “absoluta ausencia de criterio” que existía hasta ahora.